Microsoft Azure: ¿por qué la nube vale lo que cuesta?

 In Sin categoría

Ya no se nos hace raro cuando oímos hablar de almacenamiento en la nube o cloud computing. Seguro que conoces servicios como Microsoft Azure, Google Drive, Dropbox… Y es que ha llovido bastante desde los primeros días en que los servicios en la nube eran vistos como una rareza o como un concepto abstracto sin mucho contenido detrás suyo. Nada más lejos de la realidad… La nube, ya desde sus inicios, aplica un concepto tan básico como la economía de escala. La computación en la nube universaliza el acceso a las tecnologías de gama empresarial.

Para ser más concretos, pongamos algunos ejemplos de elementos de economía de escala a los que podemos acceder hoy gracias a la nube y a los que muy raramente podía acceder una pyme en el pasado:

  Redundancia hardware: redundancia a todos los niveles (servidor y comunicaciones) contra 2 puntos de fallo hardware. Aún más raramente se accedía a redundancia y disponibilidad  geográfica.

  Mecanismos de autenticación avanzados: autenticación por token, autenticación multifactor, integración local / nube… Todos requieren de complejos y caros dispositivos hardware, además de líneas telefónicas dedicadas, entre otros.

  Servicios de seguridad: el equipo IT de una pyme raramente tendrá la capacidad de detectar y corregir ataques y tendencias globales de seguridad de manera proactiva.

  Capacidad bruta: posibilidad de acceder a recursos muy por encima de nuestras necesidades medias de manera puntual.

 

¿On-premise o Cloud?

En las siguientes líneas, intentaremos poner frente a frente las anteriores cuestiones comparando el despliegue de servicios on-premise (es decir, instalados en local dentro del servidor e infraestructura propios de la empresa) con los servicios en Microsoft Azure, la nube de Microsoft.
 

 Escalabilidad

Cuando dimensionamos una infraestructura on-premise, debemos tener en cuenta las características técnicas del servicio o servicios a alojar y, en base a ello, calculamos sus costes de hardware, licenciamiento y mantenimiento. Esto implica que debemos conocer claramente y de antemano los requisitos de este servicio, ya que modificar esta base es un proceso lento, muy costoso y —en ocasiones— incluso imposible sin desechar toda o parte de la inversión ya realizada.

La realidad del negocio nos indica, sin embargo, que no siempre existen las mismas necesidades. En ocasiones necesitamos más o menos recursos en función de la carga, la duración u otros factores como picos de carga del sistema.

En el mundo on-premise, esto nos lleva a tener que trabajar en condiciones precarias o bien sobredimensionar el sistema, pagando por recursos que no necesitamos y sacrificando a su vez prestaciones que sí nos serían útiles en otras áreas como la seguridad.

Microsoft Azure resuelve esta cuestión proponiendo un sistema modular, es decir, pagar por servicios específicos ajustados al tipo de proceso a soportar y de pago por uso tarificado al segundo.

 
Guia cloud o servidor físico
 

 Fiabilidad

No puede decirse que un sistema on-premise no sea fiable, en absoluto. Este será tan fiable como dinero estemos dispuestos a invertir en él. Aquí está el quid de la cuestión: si entramos a comparar un sistema de único servidor contra un servicio en la nube —por defecto diseñado para resistir cualquier fallo hardware—, la nube saldrá claramente ganadora en cuanto a la fiabilidad.

Si lo que comparamos es un sistema on-premise redundante al mismo nivel que lo que viene por defecto en Microsoft Azure, el coste on-premise será astronómico. En cualquiera de los casos, con la nube tenemos lo mejor de ambos mundos: fiabilidad y flexibilidad a un precio justo.

 

▰  Seguridad

En ocasiones se plantea el paradigma de la nube como algo inseguro. Justo al contrario. La nube, por el mero hecho de su concepción como servicio externo, dispone de todos los mecanismos para que el acceso a nuestros datos sean tan seguro como queramos: encriptación punto a punto y at rest, integración de credenciales y autenticación multi-factor, herramientas de detección heurística de patrones de conducta en tiempo real, y todo tipo de mecanismos de replicación geográfica y de copias de seguridad accesibles gratuitamente o a un coste muy bajo.

Por contra, en los sistemas on-premise, construir y mantener un ecosistema con las máximas garantías de seguridad implica costes de hardware y de mantenimiento adicionales. La seguridad existe, sí, pero el precio es muy superior.

 

▰  Alto coste y financiación

Con Microsoft Azure pagamos únicamente por los servicios estrictamente necesarios. Son pagos mensuales y tarificados por segundos. Por ejemplo, no es necesario mantener un servidor entero si lo que precisamos es simplemente un servicio web. Por lo tanto, prescindimos de este servicio en pago por uso, ahorrando efectivamente gran parte del coste.

En on-premise, sin embargo, debemos sumar el coste que supone comprar el hardware, las licencias y los trabajos de instalación. Esto puede ascender fácilmente a decenas de miles de euros y, en caso de poner en marcha un sistema al mismo nivel de lo que tendríamos almacenado en la nube, a centenares de miles. Este coste, además de ser una inversión inmovilizada que no se puede devolver, puede suponer un impacto y coste financiero importante si esta operación recurre a financiación. 
 

▰  Obsolescencia y versiones de software

Por el mismo principio, en una configuración on-premise, estamos ligados a la compra de un hardware específico y determinadas versiones de software. En un mundo en el que las versiones evolucionan cada vez más rápidamente, intentar amortizar la inversión en periodos de tiempo extendidos puede significar renunciar a las actualizaciones de seguridad que los fabricantes emiten.

En la nube de Microsoft Azure, por su concepto de pago por uso y sin compromiso, podemos actualizar el hardware y el software sin costes añadidos para estar siempre a la última. Esto es perfecto para ajustarse a un presupuesto anual en infraestructuras previsible y calculado.

 

 

▰  Coste indirecto y productividad

Toda infraestructura on-premise requiere de profesionales que la mantengan. A mayor complejidad, mayores deberán ser las capacidades de quienes tengan encomendada esta labor y, por lo tanto, mayor necesidad presupuestaria para los mismos. En las organizaciones más pequeñas, un solo técnico debe asumir toda esta función. Esto repercute en que, o bien no será un especialista o bien, lo será de este aspecto en perjuicio de otros más alineados con el negocio.

Microsoft Azure permite que nuestro personal IT aumente su productividad reduciendo la carga de labores que no aportan ningún valor al negocio. Lo que interesa es que nuestras aplicaciones estén disponibles y se les dedique el mínimo tiempo y coste de mantenimiento sin renunciar a su seguridad.

 

La nube en alza. Microsoft Azure como apuesta

Como el lector habrá detectado, gran parte de la argumentación en favor de la nube se basa en el valor que aporta, más que en su precio. Sería fácil presentar un estudio demostrando por qué cierta configuración es empíricamente mas económica que otra. De la misma forma, quien defienda la posición contraria podría realizar un estudio en sentido inverso. Todo depende de dónde se ponga el énfasis. 

Hay algo que no obstante nadie puede contestar. En la era de la información, el valor máximo de una empresa son sus datos, su propiedad intelectual, sus procesos… Todo ello se encuentra cada vez más digitalizado y automatizado. Se debe poner el énfasis en la disponibilidad y la seguridad de los datos, el auténtico valor de una solución empresarial.

Nuestra opinión en base a la experiencia que nos da ser Gold Partner de Microsoft, es apostar por la nube. Con Microsoft Azure podemos plantear soluciones de confianza que garantizan la seguridad y la disponibilidad de la información. Contacte con nosotros y le asesoraremos para empezar a trabajar ya en la nube, adecuándonos a su ritmo y de la forma más óptima.
 

En la era de la información, el valor máximo de una empresa son sus datos, su propiedad intelectual, sus procesos... Todo ello se encuentra cada vez más digitalizado y automatizado.Haz click para twittear  

Recommended Posts

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies